miércoles, 9 de agosto de 2017

El general Alcazar

Oficial de la más alta graduación -general-, Alcázar está al mando de las tropas revolucionarias que se enfrentan con las de otro alto mando militar, el general Tapioca. La República de San Teodoro es el terreno de juego de Alcázar y Tapioca.
Es un personaje muy interesante que vamos a desgranar. El General Alcazar representa fielmente lo que es un gobierno bananero. Siempre inestable y a golpe de estado. Alcazar y Tapioca se odian, pero en el fondo son la misma persona. Hergé muy sabiamente no lo dice con palabras, sino que lo deja caer en una viñeta de los pícaros. Nuestros protagonistas están llegando en avión a la capital, y vemos un estercolero con casuchas hechas de plásticos y demás material que la gente tira para fabricarse una choza que no aguantara con las primeras lluvías, vemos la miseria y un cartel que reza viva Tapioca. Al final de la aventura nuestros héroes dejaran el país, y el cartel rezara viva Alcazar, pero la miseria es la misma.
Alcazar aparece por primera vez en la Oreja Rota, cuando Tintin se convierte en su segundo por una equivocación. Tintin es amigo o enemigo de Alcazar ( algo muy típico en Hergé, Rastapopoulos también empezó siendo un amigo, o vease la tortuosa relación que mantuvo en los primeros comics con los investigadores bigotudos) según sea afin o no a los planes del General.
Alcazar no duda en la oreja rota en provocar una guerra con sus vecinos, sólo porque una compañía petrolifera americana le dice que en el país vecino hay petroleo y les conviene invadirlo. Esta es una de las críticas más mordaces que realiza Hergé.
El mismo Alcazar que no sabe dirigir un ejército, que tiene el triple de capitanes que de cabos, que tiene el país en la bancarrota y simplemente se mantiene en el poder por ambición.
Es un hombre que la palabra perder no aparece en su diccionario, si no vean la partida de ajedrez que se juega con Tintin, es una de las mejores viñetas de Hergé.
Alcazar desaparece y aparece en siguientes aventuras. En las 7 bolas de cristal lo tenemos con nombre falso lanzando cuchillos junto a un indio, en un teatro de variedades. Recibe a Tintin y a Haddock, pero en su foro interno se pregunta si no tendrán que ver con la policia, de naturalidad desconfiado, y para nada amigo de sus amigos.
Esta doble personalidad del general Alcazar, es la típica de los dictadores de Sudamerica de principios de siglo, siempre viviendo entre golpe y golpe de estado, y la mayoría cuando estaban lejos del poder, pidiendo asilo político en Usa o en Europa.
En stock de coque vuelve a aparecer, por sorpresa, de forma fortuita y esta vez en un papel que le queda más a mano. Comprando aviones a Dawson ( vease Loto azul) para intentar un nuevo golpe de estado, que le devuelva al Palacio de la capital, que es lo único que quiere.
En los pícaros tenemos al Alcazar más caricaturizado. Vive en la selva con sus soldados, el ejercito no los consigue eliminar porque viven con los arumbayas, a los que temen. Vemos cierta denuncia de Hergé a cómo trata " el primer mundo" a los indigenas, con esos envios de whisky, cojiendo lo peor del primer mundo y matando poco a poco su cultura y explotando sus tierras.
Es caricaturizado, porque nuevamente el General Alcazar, vuelve a ser un simple pelele. Es un pelele porque en la selva, tiene el apoyo de una industria potente yankee, que quiere explotar el país, y para ello le conviene un golpe de estado.
Ayudará a Tintin y sus amigos, no porque sienta alguna amistad por el, sino porque Tintin se convierte en enemigo público número uno de Tapioca, y el general Alcazar es tan simplista, que por el echo de compartir enemigos están ya en el mismo barco.
Además esta caricaturizado en otro sentido. Fué a raíz de vuelo 714 para Sidney cuando Hergé empezó a caricaturizar a sus personajes digamos malos. Vemos a Rastapoulos con un  un sombrero de Cowboy que no es capaz ni de aplastar a una hormiga, vemos a Allan Thompson desdentado. Para algunos este empezó a ser un bajón en la creatividad de la serie, cuando Hergé empezó a caricaturizar a sus malos.... Yo esto nunca lo critique, lo que si dije muchas veces es que el declive viene por otra parte. Y la otra parte es que Tintin, Haddock y Tornasol en los Pícaros son unos personajes sin ninguna gana de aventuras, descafeinados, sólo hay que ver la escena final, Tintin confesando que estaba cansado, que es cómo si Hergé nos estuviera diciendo que estaba cansado.
Pero la vida son momentos, y de seguir vivo Hergé y poder acabar el arte alfa, estoy seguro de que estariamos ante una de las mejores obras del autor.
Pero volviendo a Alcazar, es un personaje caricaturizado, y para ello Utiliza  Peggy su esposa. La idea de Peggy la tuvo Hergé viendo a una feminista francesa hablando por la tele.
Peggy lleva rulos, peggy fuma puros, Peggy tiene un carácter de mil demonios, vemos a Alcazar fregando los platos con un mandil rosa. El quiere liderar una nación, quiere hacer sentir a sus opresores los clavos de sus botas aprisionandolos.... pero en su propia casa no tiene ni voz ni voto. Muy sútil todo su retrato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario