domingo, 14 de mayo de 2017

Labyrinth " Architecture of a God"

Labyrinth " Architecture of a God" Italia Progresivo 2017
Temas:
1. Bullets
2. Still Alive
3. Take on my Legacy
4. A New Dream
5. Someone Says
6. Random Logic
7. Architecture of a God
8. Children ( Robert Miles Cover)
9. Those Days
10. We Belong to Yesterday
11. Stardust and Ashes
12. Diamond

Formación:
Andrea Cantarelli: Guitarra
Olaf Thörsen: Guitarra
Roberto Tiranti: Cantante
Nik Mazzuconi: Bajo
John Macaluso: Batería
Oleg Smirnoff: Teclado


Este nuevo trabajo es como un nuevo renacer para los Laberynth, después de los cambios de formación que hubo. Desde Massa, en la Toscana italiana, esta banda creada en el 91 con muchos cambios de formación y con una carrera bastante regular. Octavo trabajo de estudio, hace siete años que no publicaban nada y sus fans ya estaban caninos de nuevo material.
En los últimos tiempos abandonaron la banda el teclista Andrea de Paoli, el bajista Sergio Pagnacco y sobre todo la marcha de su cantante, el mítico Mark Boals... sinceramente los Labyrinth parecían estar heridos de muerte en el 2016, pero supieron levantarse. Para ello han fichado a Oleg Smirnoff a los teclados ( Death SS, Eldritch, Vision Divine) Smirnoff es un pseudónimo que se puso en tiempos de Death SS, en realidad se llama Giacomo Biagini, y es uno de los teclistas mas reconocidos de toda Italia, quise empecer por el, porque es pieza clave en el devenir de este álbum.
John Macaluso de 48 años a la batería ( Chris Caffery, Alex Masi, Ark, Powermad, Riot, Jorn, Yngwie Maalmsteen, TNT) Macaluso es uno de los baterías de sesión que mas colaboraciones a echo y uno de los que suelen llamar para iniciar un proyecto ambiciso, su trabajo habla por si solo, sabe de que va esto, con Mike Terrana es uno de los que siempre aparece en todas las quinielas para entrar en un gran proyecto. Nik Mazucconi al bajo ( Aleph, Edge Forever) quizás el mas desconocido, de todas formas el bajista no tiene ningún peso compositivo en las canciones, pasa de puntillas. Roberto Tiranti de 43 años es el nuevo cantante, apuesta segura. Ya estuvo en la banda en otras etapas, del 2006 al 2010 como bajista y y como cantante del 99 al 2014.... no es Mark Boals pero era el índicado para sustituirle. Como siempre Olaf Thorsen y Cantarelli a las guitarra, los únicos fijos.
Considero que desde los tiempos de Return to Heaven Denied ( 1998) no editaban algo tan bueno. No hay riesgo compositivo alguno en este trabajo, todos los temas te sonarán a los Laberynth de toda la vida, con referencias clásicas y sonando a Stratovarius, Sonata Arctica, Masterplan, Royal Hunt.... sonando como las bandas que juegan en su liga pero hay que decir que los temas tienen feeling y rebosan de energía positiva. Bullets destaca por su dueto entre teclista y guitarrista. Still Alive tira de un estribillo donde Tiranti se encuentra cómodo y desarrolla con elegancia. Take on my Legacy es un tema de neoclásico y Shred a lo Yngwie, ritmo a doble bombo en la batería.
Punto y aparte y hora de la balada progresiva con Take on my Legacy. Similar a Masterplan, con tintes a lo Queensrÿche y combinándolo con el universo creativo de Ark y pinceladas de sinfónico, elegante a mas no poder. En cambio Someone Says es el tema mas facilón de todo el álbum, pero necesario. Power Metal emulando al alemán de toda la vida y a los Stratovarius, sin comerse la cabeza y directo al grano.
El momento mas ambicioso y creativo llega con la intro Ramdon Logic que sirve para introducir a Architecture of a God, melancólico, con un ritmo de rock progresivo tan atmosférico como melódico, envolvente y que funcionará a la perfección en sus directos. Children es un tema donde el ex teclista de los Death SS vuelve a tomar el mando de las operaciones.
Those Days es una mezcla entre Royal Hunt y los Kamelot, muy melódico pero sin resultar en ningún momento empalagoso, esa es la clave de este trabajo. We Belong to Yesterday me quiero quedar con el prodigioso solo de guitarra de Shred que se marca Andrea Cantarelli, un genio. Stardust and Ashes es mi tema favorito, épico y recordándome a los Black Sabbath de la era Tony Martin en cuanto a elegancia. En cuanto a Diamond es una especie de Outro. Excelente trabajo facturado por unos músicos sensacionales curtidos en mil batallas.

Nota:
8,25/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario