domingo, 14 de mayo de 2017

Eurovisión 2017

Inolvidable la actuación de Manel Navarro. Pobre chaval, le han dado palos desde que lo eligieron, motivo de mofa y candidato a último ( cumplió y quedó de último) La canción un churro, su voz... pues del montón pero con la presión que tenía, le salió un gallo de aquí a Lima. Mejor ser recordado que nadie te recuerde, es un chaval, algún día se reira de esto mientras los buitres de la prensa lo tratan de despedazar y los twitteros de los cojones. Este país es así de mediocre, somos tan patéticos que nos regocijamos de las desgracias de los demás para sobrellevar nuestras patéticas existencias. Menos mal que me me voy a nacionalizar kazajistaní.



Salvador Sobral el justo ganador y diría que el ganador entre ganadores, hace tiempo que nadie arrasaba de esta forma. Calidad, personalidad, sentimiento, el tipo que nunca había visto Eurovisión y que se soltó un discurso cuando recibió el premio contra la música comercial se lleva el premio.

La gala fue una mierda, canciones soporíferas y los Ucranianos que lo hacen lentísimo. Solo Sobral, Navarro y este calvo fueron lo único destacado de un Festival mas aburrido que nunca.

2 comentarios:

  1. No lo vi ni lo veo ningún año porque me parece un festival odioso, y no solo por la escasa o nula calidad musical de sus concursantes, (que también), sino porque es un show politizado, donde muchos países votan a otros por temas de amiguismos o no votan por motivos de antipatías. Pero me ha parecido interesante lo que has dicho del tal Manel y su famoso gallo, que ni siquiera he visto en las repeticiones, el cual ha sido motivo de burlas, chistes fáciles y memes en las redes sociales. El meollo de la cuestión es que en este país de paletos, nos encanta reírnos de las desgracias ajenas.

    ResponderEliminar
  2. si, esa es la paradoja. Nos encanta reirnos de los demás pero no de nosotros mismos y eso que el pobre chaval fue el primero en reirse de el mismo. Un país de paletos

    ResponderEliminar