lunes, 17 de abril de 2017

David Livingstone

Livingstone nació el 19 de marzo de 1813 en Blantyre, Escocia en una residencia donde se alojaban los empleados de una fábrica textil. Fue el segundo de los siete hijos de Neil Livingstone (1788–1856) y su esposa Agnes (1782–1865). David tuvo una difícil infancia dickensiana trabajando en esa misma fábrica a los diez años doce horas al día. Esto no impidió que lograra matricularse en Charing Cross Hospital Medical School de 1838-40. Su padre Neil además enseñaba en una escuela dominical y animaba la idea de hacerlo entrar en el sacerdocio después de Charing Cross.
Intentó entrar en la escuela de medicina de la Universidad de Glasgow, pero como esta escuela requería cierto nivel de latín, asistió a las clases de latín de Daniel Gallagher, quien después fundó la tercera iglesia católica más antigua de Glasgow, St. Simon´s, la cual en la actualidad tiene una pintura de Livingstone y Gallagher.

Después entró en la Sociedad Misionera Londinense como misionero en entrenamiento mientras continuaba sus estudios de medicina y atendía una iglesia en Ongar, Essex.A partir de entonces y durante varios años no se supo nada acerca de él, por lo que el periódico New York Herald  dirigido por Bennet Jr . organizó una expedición de socorro que fue confiada a Henry Stanleyquien en 1871 consiguió encontrar a Livingstone en las orillas del citado lago, en la ciudad de Ujiji. En ese encuentro Stanley pronunció su famosa frase: «Doctor Livingstone, supongo».
Le hizo la siguiente alusión: «Stanley, yo he leído la biblia  cuatro veces mientras estaba esperando en Manyuena  Todo lo que soy lo debo a Jesucristo revelado para mí en su Libro divino. ¡Oh, Stanley, Stanley, aquí está el manantial de la fuerza y del poder que transforman!».
Ambos decidieron explorar conjuntamente el norte del lago Tanganica, pero Livingstone no quiso volver a Inglaterra con Stanley, y en marzo de 1872 se separaron en Tabora y tomaron caminos diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario