domingo, 16 de abril de 2017

Celta 3 Genk 2

Sufrieron ambas defensas y, aunque mandó la efectividad local en el primer tiempo, el conjunto belga supo recortar distancias por medio de Buffel y Mathew Ryan, ex del Valencia, se entonó bajo palos para impedir mayor tajada celtiña. El Celta tendrá que rematar en siete días su histórico primer billete a unas semifinales europeas.
De nuevo, los de Berizzo no culminaron la faena en casa. De nuevo, como ante Shakhtar Donetsk y Krasnodar, el Celta tendrá que funcionar como visitante en una plaza desconocida pero exigente. El Genk dejó a las claras el manual de buen fútbol que le permite ser revelación de la Europa League. De hecho, tardó sólo 10 minutos en acudir a su habitual cita con el gol y demostrar su peligro.

Trossard rompió en banda izquierda y Boetius remató a bocajarro. El Celta respondió con sus armas, con Sisto enchufado y Guidetti, de vuelta tras tres semanas de lesión, en cada jugada de ataque. El taconazo marca de la casa del sueco permitió a Sisto empatar el partido. La reacción, cinco minutos después del gol belga, llegó seguida de la aparición de Aspas, que robó y fusiló el 2-1.
Balaídos entró en ebullición con el tanto del tercer rey mago, Guidetti, cerca del descanso. Los de Vigo sofocaron la alegría visitante con el 'Tucu', Radoja y Wass, y se hicieron dueños del encuentro, pero el Genk no tiró la toalla. Con las fuerzas más justas en el segundo tiempo, los de Albert Stuivenberg contaron con el acierto de Ryan en portería.
Las paradas del australiano dieron fe a los belgas y Buffel, recién entrado en cancha y con el despiste de Jonny, apretó la eliminatoria (3-2). El veterano delantero trastocó a los locales aunque el Celta perdonó y dejó clara su potente versión europea. Una victoria a administrar ahora en Genk, donde no conoce la derrota el cuadro belga y el juego ofensivo de ambos promete de nuevo goles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario