sábado, 19 de julio de 2014

Pontedeume

es un pueblo costero situado en las Rías Altas de Galicia. Su principal atractivo reside en la perfecta conjunción de río, mar y montaña. Situado en la desembocadura del río Eume y en la ladera del monte Breamo, es una de las villas gallegas con más atractivo de cara al turismo.
 De pasado medieval, se percibe en sus calles la huella de los Condes de Andrade, la cual todavía perdura con el paso de los siglos. Como su nombre indica, la seña de identidad por excelencia de Pontedeume es su puente de piedra sobre el río Eume, que aunque no es el original construido en la época de Los Andrade, mantiene la esencia de lo que fue un paso estratégico en todas las épocas.


Pontedeume reúne una serie de reclamos para el turista que lo hacen imprescindible en cualquier visita a Galicia. El turista podrá ver el casco antiguo de la Villa, donde se encuentran el Torreón de Los Andrade, la Iglesia de Santiago, los restos de la antigua muralla, la Iglesia de Las Virtudes, así como las Fragas del Eume (con su Monasterio de Caaveiro), el Castillo de Andrade, la Capilla de San Miguel de Breamo, y otros muchos lugares.
Además, Pontedeume es un pueblo para el descanso, pues posee innumerables playas y calas, así como zonas de campo donde perderse haciendo rutas. En piragua, a caballo, en bicicleta, a pie; cualquier manera es buena para conocer la Villa y sus alrededores.

monumentos:
El casco antiguo de Pontedeume está repleto de huellas del pasado que lo hacen fascinante y que envuelven al turista en un halo de misticismo. La marca imborrable de la familia Andrade y el esfuerzo del Arzobispo de Santiago Bartolomé Rajoy y Losada, entre otros, han dejado en la Villa una serie de monumentos y espacios de obligada visita. Dar una vuelta por el casco antiguo e impregnarse de toda esa historia es volver a la época dorada de la Villa.
 Construcción emblemática que da nombre a la Villa, fue reedificado entre 1863 y 1870, y remodelado entre 1884 y 1888, hasta quedar con los 15 arcos actuales. Sustituyó a un puente gótico de 68 arcos y más de 850 metros, que mandó construir, con dos torres, capilla y hospital en medio para peregrinos, Fernán Pérez de Andrade "O Boo" entre 1374 y 1380. De este puente gótico sólo quedan el Oso y el Jabalí, que hoy flanquean la carretera N-651 y que estuvieron entre los arcos segundo y tercero, en el hueco de los tajamares.
 En un principio propiedad del Conde de Andrade, pasó en fecha indeterminada a ser propiedad de la Villa, viéndose notablemente ampliada en 1936 con la desaparición del pazo. En su centro se construyó en 1671 la fuente o Pilón, abastecida con el agua de los manantiales de la falda del monte Breamo. El actual Pilón fue realizado en 1788 por el maestro de cantería Andrés de Monteagudo. Entre 1951 y 1960 se realiza en ella la plaza del Mercado.

 Torre de 18 metros de alto y 11,50 de lado, hoy Oficina de Turismo y Centro de Interpretación de los Andrade, es el último resto del llamado Pazo (Palacio) de los Andrade, que completaba el recinto amurallado de la Villa por su parte oeste, fue posiblemente construido por Fernán Pérez de Andrade "O Boo" a finales del siglo XIV. En 1905 pasa a ser propiedad de la Villa y en 1911 se derriba una parte para abrir la Avenida de Lombardero. En 1936 desaparece el resto, posibilitando una considerable ampliación de la Plaza del Conde.
En la década de los treinta del siglo XX se coloca el escudo de don Ginés Ruiz de Castro Andrade, antes situado en la fachada principal del pazo, y en 1951 se realiza el coronamiento y se abre la puerta que da a la Plaza del Conde. 
 La muralla, con 9 torres y 5 puertas (Puente, Salga, Porto, Postigo y Carnicería), se extendía por la ribera del mar, bordeaba el pazo, iba por las actuales calles de Picho y Tafona, y bajaba junto al convento de San Agustín, incluyendo la fuente dentro del recinto amurallado.
Bordeando el atrio de la iglesia de Santiago, junto a lo que fue la puerta del Postigo, realizada en 1619, se conserva la base de la antigua muralla.
 Desde 1371 hasta la instauración de los concellos constitucionales, los Andrade mediatizaron el gobierno de la Villa con sede en el concello (casa consistorial).
De la intervención en ella de Fernando Ruiz de Castro (1506-1575), deja constancia el escudo que fue picado en 1820 y posteriormente restituido. Sufrió el incendio de 1607 y fue reedificado en 1609. Durante la alcaldía de don Celestino Sardiña volvió a ser reedificada, manteniéndose en la fachada la misma configuración y las piedras reutilizables.

Se encuentra situada en la primitiva plaza del Rollo, después plaza Real, presente desde la fundación de la Villa en 1270 y ampliada en 1617.
Actualmente es una de las zonas de más fama de Pontedeume de cara al ocio, debido en parte al gran número de terrazas que se despliegan en la plaza y a los puestos de comerciantes del Feirón que se colocan por las calles todos los sábados.
 La capilla mayor con la sacristía vieja fue mandada construir por don Fernando de Andrade en el pirmer tercio del siglo XVI. Cubierta con bóveda estrellada, en ella, junto al Santiago sedente de granito policromado de finales del siglo XIV, destaca el retablo renacentista, realizado en 1530 y ampliado y dorado en 1564 por los inmediatos descendientes de don Fernando. Sus pinturas sobre tabla del ciclo de la pasión poseen una indudable unidad estilística, más próximas al Gótico flamenco que al Renacimiento.
El resto de la iglesia es obra patrocinada por el arzobispo de Santiago Bartolomé Rajoy y Losada, realizada, según traza de Manuel de los Mártires, entre 1756 y 1763. La fachada con sus torres, obra destacada del barroco gallego, fue contratada por Alberto Ricoy.

 Llamada también de Nuestra Señora del Soto, fue mandada construir por Nuno Freire de Andrade en 1378. De la primitiva construcción sólo se conserva un sillar con el escudo de los Andrade y el tímpano de la puerta con la imagen de la Virgen. Su aspecto actual responde a la reedificación costeada entre 1672 y 1680 por el indiano Andrés Copeiro. La espadaña es de 1817 y la media naranja y cimborrio fueron reedificadas en 1858 por el arquitecto Faustino Domínguez. De su mobiliario, destaca el retablo mayor, barroco, de columnas salomónicas y relicarios, realizado a finales del siglo XVII, posiblemente, por Alonso González; y pintado con posterioridad a 1718.
 Siguiendo la carretera que parte desde la gasolinera del centro del pueblo y bordeando el río Eume se llega al monasterio de San Juan de Caaveiro. Está situado en el corazón de la últimas fragas atlánticas autóctonas -la fragas del Eume-, apenas a 14 Km de Pontedeume. Los orígenes de este monasterio están encuadrados en el movimiento eremítico que, nacido en los primeros siglos del cristianismo, tiene una especial incidencia en la alta edad media.
En 1975 un decreto declara el monasterio Monumento de Interés Histórico-Artístico. Actualmente se está llevando a cabo una profunda restauración del monasterio.


Surge en el siglo 13 , concretamente en 1270 , fundada como villa por el rey Alfonso X , quien le concedió fueros y privilegios confirmados por fernando cuarto de castilla  y Alfonso 11. Entre los privilegios destacan que tenía permiso para realizar un mercado mensual y el fuero de benavente (que le otorgaba poder judicial independiente).
Pontedeume tiene 8213 habitantes,
fiestas:
  • Feirón Medieval dos Andrade (Pontedeume): Es una fiesta temática con motivo medieval, aprovechando el casco antiguo medieval de la villa. La primera edición fue en el año 2009, con un éxito indudable.
  • Fiestas de las Peras: Son las fiestas más importantes del pueblo de Pontedeume, se celebran a principios de septiembre antes del comienzo escolar. Duran entre 5-6 días.
  • Fiestas del Carmen: Son unas fiestas celebradas a mediados de julio, duras 3-4 días.
  • Romerías de San Miguel de Breamo: Celebradas dos al año (29 de septiembre y 8 de mayo) consiste en la subida a la cima de el  monte beamo  donde se encuentra la iglesia de San Miguel.
  • Otras fiestas: Fiestas de Andrade, Fiestas de Nogueirosa, Fiestas de Centroña...
  •  

    La leyenda cuenta que Dios al crear los tres ríos que nacen en la sierra de O Xistral -Eume, Landro y Masma- le prometió un hombre cada año al que llegase primero al mar. Traicionado por los otros dos, que lo dejaron durmiendo, el Eume tuvo que cruzar valles y montes para ganar. Por eso salió bravo y agreste y, antes de la aparición de los embalses en su cauce, también llevaba cada año la vida de un hombre.
    Las Fragas do Eume son un ecosistema único en Europa. Agrupadas en las orillas del río del mismo nombre (84 km de largo), a extensión arbórea es la principal muestra de este ecosistema de alta biodiversidad, el bosque atlántico, tan específico gracias a la proximidad de la mar y de las profundas riberas del río, que lo convertió, en 1997, en Parque Natural. Tradicionalmente fueron muy explotadas por la riqueza e fertilidad de los suelos, y por eso son ecosistemas poco frecuentes y conservados unicamente en zonas aisladas coma estas fragas. Se trata de un espacio protegido, pero visitable, que ofrece agradables sorpresas a quien lo percorre.

    A lo largo de las orillas de cinco ayuntamientos se extienden más de 9.126 hectáreas de macizos forestales de diversas características. En las tierras más próximas al río crecen bosques de ribera basados en los chopos y alisos, que esconden auténticos tesoros de heleches y musgos, específicos de este Parque, y también dos raras especies de narcisos. Subiendo por las laderas de los montes, encontramos bosques de robles, la especie mas características de las Fragas do Eume.

    Si bien la flora es la joya de las Fragas, también acogen algunas especies animales endémicas y en peligro de extinción, desde pequeños anfibios y reptiles, como la salamandra rabilonga, hasta especies mayores, como el lobo o el gato montés, o diversas aves de rapiña, como el buho real. 
     Mas de 9000ha de superficie de lagos, valles, bosques, naturaleza viva y verde conforman este Parque Natural situado a unos 60km al este de a coruña-
    El río Eume ha ido dando forma al valle a través de la erosión, creando distintos ecosistemas donde aún perviven especies autóctonas convirtiendo este lugar en una joya forestal.
    El entorno natural, agrupado a lo largo de más de 80km siguiendo las orillas del río Eume, fue declarado Parque Natural en 1997 y constituye la mejor representación del bosque Atlántico Termófilo de toda la Europa Atlántica tanto por su extensión como por su conservación.
    Fraga en gallego significa: Extensión de monte con mucha vegetación que en su mayor parte crece espontáneamente. Lo cual en español se aproxima bastante a la palabra bosque.
    A esto hay que añadirle la magia del bosque, salpicada de molinos en ruinas, monasterios y castillo. Por ello no es extraño que el viajero se quede algo hipnotizado por la belleza de los paseos como si de un bosque encantado se tratara.

    Flora:

    Tiene una rica biodiversidad, un bosque en cuyas zonas más próximas al río predominan los alisos y chopos, mientras que más arriba están los robles o “carballos”. Entre otras especies vegetales presentes: abedules y castaños.Fragas do Eume
    Pero quizá por lo que es más representativo en cuanto a su flora se refiere es además de la abundancia de robles, a sus helechos Culcita macrocarpa, Hymenophyllum tumbrigense y Woodwardia radicans, superviviente de helechos que poblaban la tierra hace millones de años. Es un bosque que ha cambiado muy poco desde el Neolítico.

    Fauna:

    Aunque difíciles de observar en el parque habitan entre otros ejemplares de: gato montés, gineta, marta, zorro.
    Entre las aves, el visitante podrá observar con mayor o menor dificultad al búho real, halcón abejero, martín pescador, el azor y otras aves típicas del bosque.
    Además está catalogada la presencia de 15 especies de anfibios, 14 especies de reptiles, 8 especies de peces, 103 especies de aves y 41 de mamíferos.

    Mapa de las Fragas do Eume

    Cuenta una leyenda gallega, que cuando Dios creó los tres ríos que nacen en la lucense Serra do Xistral (Eume, Landro y Masma) les prometió que el primero que llegase al mar conseguiría un hombre cada año. Los otros dos ríos traicionaron al Eume, que se rezagó en su búsqueda del mar. Al darse cuenta de la traición aceleró su marcha enfurecido a través valles y montes y consiguió llegar primero. A lo largo de esa cuenca, un abrupto valle de profundas gargantas y empinadas laderas, hoy se extiende una de las joyas ecológicas de Galicia: el parque natural de las Fragas do Eume.
    Se trata del bosque atlántico costero más importante que se conserva en Europa, más de 9.000 hectáreas de montes y laderas que acompañan al Eume a su paso por la provincia de La CoruñaDe su extensión, 3.497 hectáreas son fraga (esos bosques típicamente gallegos, espesos, en los que la luz se cuela entre las ramas), 406,14 son masa de agua y el resto, pastos, matos y cultivos.
    Las Fragas do Eume poseen un gran valor por su alto grado de naturalidad y biodiversidad (la vegetación de los bosques costeros está adaptada a unas condiciones más cálidas y húmedas que los bosques naturales interiores). Acoge 23 especies de árboles, sobre todo robles, castaños, abedules, alisos y fresnos.
    Pero el microclima especial de estas fragas también ha permitido el desarrollo de especies mediterráneas (como madroños y alcornoques) así como numerosas especies de helechos que sobreviven desde hace millones de años, testigos eternos del clima subtropical del que gozaba la zona durante el Terciario. En cuanto a la fauna, existen 126 especies de vertebrados y 103 aves. Entre los mamíferos, hay lobos, martas, gatos montescos, jabalíes, corzos, ciervos o gamos.
    Además, las fragas (parque natural desde 1997) también acogen áreas de interés histórico-artístico, como el Monasterio de Santa María de Monfero (construido en 1134) y el de San Xoán de Caaveiro, del siglo IX.
    Los cinco ayuntamientos de la comarca del Eume (entre Ferrolterra y As Mariñas) se reparten esta joya natural: As Pontes de García Rodríguez, Monfero, A Capela (donde el Eume deja un espectacular cañón), Cabanas y Pontedeume.Ayuntamientos coruñeses de Cabanas, A Capela, As Pontes de García Rodríguez, Monfero y Pontedeume.


    Superficie
    9.125,65 ha. LIC: 9.076,82 ha.


    Acceso
    De Pontedeume al monasterio de Caaveiro, pasando por Ombre, por carretera local. Acceso a la orilla derecha como la central del Eume en los desvíos desde As Neves y Goente, en la carretera AC-141 Cabanas-As Pontes de García Rodríguez. Orilla izquierda por la carretera local que pasa junto al monasterio de Monfero.


    Servicios
    En varias poblaciones en el entorno del Parque.


    Sin pérdida
    El Parque tiene establecidos cuatro portales de acceso, sin comunicación entre ellos. El más visitado es el que fija como destino el monasterio de Caaveiro. Las laderas inclinadas sólo permiten esta entrada siguiendo el curso del río a través del coto pesquero de Ombre, a diez kilómetros de Pontedeume. Desde el refugio de pescadores de Cal Grande parten los itinerarios a través del bosque.
    Los fines de semana el paso con vehículos está restringido, pero existe transporte colectivo hasta el puente de A Figueira, el más próximo al monasterio. En este punto, pie en tierra, comienza la subida de unos quince minutos hasta el cenobio benedictino de San Xoán de Caaveiro, recientemente rehabilitado. Todo un monumento de arte románico en plena naturaleza con vistas panorámicas a las frondosas y al cielo. La entrada es gratuita con visita guiada, generalmente en turnos de 45 minutos. Sin problema durante los fines de semana, festivos y temporada alta. El resto del año, consultar. El horario sufre modificaciones estacionales.
    Ya ganado el alto, y visitado el monasterio, la senda puede continuarse en una breve bajada hasta el rumor del Sesín, que desagua en el Eume un poco más abajo del monasterio. Vale la pena admirar su bravura de pozas y fuentes verdes filtradas de musgo. El mismo Sesín puede ser abordado aguas arriba por otro itinerario diferente a éste. Desde la carretera de Cabanas a As Pontes de García Rodríguez, tomando el desvío en As Neves que conduce a Gunxel con los molinos del Sesín y luego continúa hacia la antigua central hidroeléctrica de Ventureira. La pista se estrecha a partir de aquí en las numerosas curvas de las laderas arboladas de este itinerario que enlaza, en la orilla izquierda con la carretera de Rebordelo (Monfero).



    Naturaleza singular
    Bosque mixto de frondosas considerado uno de los más extensos de la Galicia litoral y relevante a nivel europeo como bosque climático. Los robles cubren las faldas del cañón fluvial acompañados de un amplio repertorio vegetal y bosques de ribera. La humedad propicia variedades de helechos de gran interés. Es necesario mencionar las 103 especies de aves, 41 de mamíferos y 8 de peces. Especies endémicas de invertebrados y reptiles como la rana ibérica.


    Información y equipamientos
    Centro de Recepción 
    Carretera Ombre-Caaveiro, km 5
    Teléfono: 981 432 528

    Oficina del Parque Natural 
    Esteiro, 23, Nogueirosa - Pontedeume
    Teléfono: 981 495 580

    Parque Eólico Experimental Sotavento 
    Teléfono: 981 563 777



    Descripción
    El bosque soñado
    El río Eume, de unos cien kilómetros de longitud total, ha labrado en la mayor parte de su curso medio y final un profundo cañón. Las abruptas laderas, en algunos puntos de hasta 300 metros de desnivel, conservan el manto vegetal original de los bosques atlánticos. Un bosque como todos soñamos: la espesura, las estaciones transformadas en colores, un río que conoce la aventura del salmón y busca la proximidad del mar para hacerse ría...

    Porque “fraga” significa bosque con árboles de diferentes especies. Robles y castaños forman el manto caducifolio acompañados de abedules y alisos, fresnos y tejos, avellanos y árboles frutales silvestres; y de los perennes laureles, acebos y madroños. Todos forman una heterogénea selva en la que cada especie ocupa su lugar. Los alcornoques, por ejemplo, tienen en estas laderas orientadas al sur su límite septentrional en Galicia. En las riberas húmedas y sombrías se conserva una amplia colección de líquenes, musgo y helechos que son una de las joyas de los bosques climáticos como Eume, relictos de la Era Terciaria.
    Mapa de las Fragas de Eume

No hay comentarios:

Publicar un comentario