sábado, 31 de marzo de 2012

psicosis 2 robert bloch

Robert Bloch le confesó al editor de Arkham House, August Derleth, que había negociado mal el contrato de adaptación al cine de psicosis  Hitchcock planteó dos posibilidades: un porcentaje de los beneficios o un pago en mano. De haber elegido la primera opción, Bloch hubiera obtenido una fortuna.
Quizá fue esta mínima decepción la que le llevó a plantearse una secuela literaria de psicosis en 1982.
En el buen cine de antes, cuando el miedo era fugaz y tenía sabor a medianoche, los asesinos poseían una dimensión mítica. Psicosis y La matanza de Texas acabaron con ese estilo, y abrieron paso al slasher y al gore que reinaron a lo largo de los ochenta.
Robert Bloch, que conocía el género como si él mismo lo hubiera inventado, quiso alejarse en Psicosis II de los efectismos más pueriles. De hecho, dedica una parte de la novela a criticar los excesos del terror hollywoodense.
Como pueden suponer, aquello fue suficiente para disgustar a los ejecutivos de Universal Pictures, que esperaban obtener un nuevo éxito adaptando el libro.
A la hora de rodar una secuela del film de Hitchcock en 1983, decidieron prescindir de Bloch y encomendaron la escritura del nuevo guión a Tom Holland, futuro director de Noche de miedo (Fright Night, 1985).
Planteada como un thriller psicológico, la película recorría con más pena que gloria los senderos trillados por su predecesora, y de paso, buscaba la aprobación de la audiencia juvenil. Para atraer a ese público, la Universal pretendió –sin conseguirlo– contratar a la scream queen de moda, Jamie Lee Curtis, quien además es hija de la estrella de Psicosis, Janet Leigh.
Por su parte, Anthony Perkins y Vera Miles volvieron a dar vida a Norman Bates y a Lila Crane. El equipo de dirección artística repintó las paredes de la Casa Bates, y con la publicidad a la que se prestaba el evento, el famoso motel fue reconstruido en el plató 24 de los Estudios Universal.
Pero aquella película nada tenía que ver con el universo literario de Robert Bloch, quien prosiguió la saga de Norman Bates alejado de la industria del cine. De hecho, la Universal recomendó al escritor que no publicase el libro que nos ocupa.
Resulta llamativo, en todo caso, que Psicosis II plantee en sus páginas ese tipo de autorreferencia cinematográfica que ya ensayó Edgar Rice Burroughs en tarzán y el hombre mono  (Tarzan and the Lion Man, 1933), y que, pasado el tiempo, aprovechó el realizador Wes Craven en La nueva pesadilla de Wes Craven (Wes Craven's New Nightmare, 1994), en Scream 2 (1997), y sobre todo, en Scream 3 (2000).
"¿Es que no se da cuenta? –dice uno de los personajes de la novela– Es el síndrome del espectáculo. El mundo del cine se prostituye para el público. Solo tiene que fijarse en cómo se anuncia, complaciendo: ven y viólame, diviértete, págame para que te entretenga a oscuras, te invito a que se desaten tus fantasías más salvajes de lujuria, asesinato, venganza. Te atraigo para que te identifiques con sádicos, sociópatas, perversos polimorfos".
Bajo este punto de vista, en Psicosis II se dan la mano el thriller clásico, una reflexión acerca de la violencia y el retrato de un Hollywood decadente, trivial y ajeno a sus raíces, inmerso en un tiempo en el cual "lo que se buscaba en unos estudios de cine no era elegancia, sino una plaza de aparcamiento".
Limpia y turbadora, confidencial y desolada, con un montaje de cortes secos, la narración posee esa cualidad única que siempre distinguió a Bloch sobre la mayoría de los autores de terror de su época, y que le convierte en un maestro irrepetible.
Sinopsis
Todos recuerdan a Norman Bates, el tímido director de motel con una fijación mortal por su madre.
Después de pasar varios años internado en un hospital psiquiátrico por la terrible matanza que horrorizó al mundo, Norman anda suelto de nuevo. Ha conseguido escapar, y ahora recorre un sangriento camino hacia Hollywood donde, al parecer, se va a rodar una película sobre su vida y sus crímenes... pero este rodaje, tras un repentino y espeluznante giro, empieza a parecerse demasiado al horror en el que se inspira.
Robert Bloch es conocido por ser el autor de la obra maestra del terror Psicosis, llevada al cine en el clásico de Hitchcock, pero además escribió otra veintena de novelas por las que recibió premios como el Hugo, el Bram Stoker y el premio Mundial de Fantasía.
Fue discípulo de h.p lovecraft, y colaboró con él en la escritura de los mitos de chtulu.


esta secuela que sacó bloch de su clásico, se la podía haber ahorrado, pero claro, pensó en sacar una pasta extra y acerto de lleno. bloch es un gran maestro del género de terror, pero lo suyo es más bien el relato corto, no la novela larga.
el inicio de esta novela, es muy esperanzador, norman metido en el manicomio, y dos monjas que vienen a hacerle una visita, aprovechando que le dejan solo con la monja, y que se produce una tormenta la asesina y se disfraza de monja y de nuevo norman bates en la calle.
Se entera de que se está rodando una película de hollywood sobre su vida, y va a los angeles de visita, de paso que se pasa antes por la casa de los Loomis, para arreglar viejas trencillas.
cuando llega norman a hollywood, desaparece, y el doctor que lo vigilaba Clairbourne, es el que se encarga de realizar la averiguación, cuando todos tienen miedo de que en cualquier momento aparezca Norman Bates en escena. Los personajes son estereotipados, clairbourne es el único interesante. la actriz que encarna a mary crane en la escena de la ducha, contratada solo por su cuerpo, el director Driscoll ambicioso, el guionista Ames un frustrado, Y el que paga la película Vizzini, un loco amante de la historia de crímenes de norteamerica. Un cambio en el guión de última hora, ensalza esta novela, que sin ser ninguna maravilla entretiene e inquieta a partes iguales. a mi Bloch me recuerda mucho a Leon Uris, no son ningun maestros en esto de la literatura, pero entretienen muchisimo.

mill ends park

Cual fruto de la imaginación de un habitante de Liliput, Mill Ends Park se erige orgulloso y se proclama como el parque más pequeño del mundo con tan solo 0.3 metros cuadrados. El punto a favor de este parque es que su mantenimiento y cuota de agua necesaria para mantenerlo verde los 365 días del año es sumamente mínima, y más aún en tiempos del calentamiento global. Obviamente el punto en contra es que no puedo ser visitado en familia, o al menos no toda la familia junta. Es más, los entusiastas y curiosos que se acercan al parque solo se tienen que conformar con verlo desde fuera, ya que poner un pie en el parque significaría su destrucción total.
 Mill Ends Park nace cuando el periodista Dick Fagan -de ascendencia irlandesa- vuelve de la Segunda Guerra Mundial en el año 1946 y se establece en Portland en el estado de Oregón en los Estados Unidos. Durante este tiempo trabaja como columnista en el Diario de Oregón y mirando a través de su ventana en el segundo piso de un edificio de Front Street, tal vez aburrido, tal vez buscando una nueva historia, avizora un agujero, hasta ese momento destinado a la colocación de un poste de alumbrado público. El poste nunca llegó y el verde de la mala hierba se apoderó del lugar. Fagan decidió ponerse manos a la obra y reemplazar aquella mala hierba por unas cuantas flores que alegraran el panorama desde su ventana. Sin saberlo, Fagan había encontrado una historia para su columna, la de Mill Ends, nombre con el que bautizaría a su pequeña creación y que con el tiempo se volvería tema recurrente de sus textos.

Una alucinada historia suya marca el nacimiento del parque, en la que cuenta que mirando el hoyo descubrió que era el escondite de un duende travieso llamado Patrick O´Toole, que al ser apresado por él, le concedió un deseo. “Un parque” dijo Fagan sin especificar tamaños, y así fue como el duende convirtió el hoyo antes vacío en un verde mini parque.
En el año 1948, Fagan dedicó Mill Ends Park al Día de San Patrick y siguió escribiendo sobre el parque durante dos décadas hasta su muerte en el año 1969 víctima de cáncer. Dos años después el Libro Guinness lo consideró como el parque más pequeño del mundo.
 En 1948, un periodista llamado Dick Fagan rellenó con plantas un olvidado agujero, ideado en un principio para cobijar un poste de la luz, y lo bautizó como parque ‘Mill Ends’ en honor a su columna de opinión, donde narró su curiosa iniciativa. Con el tiempo, el pequeño parque de 610 mm de diámetro se hizó muy popular y en 1976 fue reconocido como parque oficial de Oregon. Mill Ends Park ha suscitado tanto interés que incluso es frecuente que ciudadanos y turistas instalen en el parque columpios para niños, animales o fuentes, eso sí, de miniatura.

blaze bailey " king of metal"


no a sido profético el título del album para el buenazo de Blaze.... el album a fracasado y a bajado mucho el listón de sus dos anteriores albumes.... el listón estaba altísimo, el predecesor de este album es una puta joya, de los mejores discos de los últimos 10 años, con eso se dice todo.
El primer tema ya te deja muy frio, king of metal, 2 minutos y medio de metal duro, pero sin ningún fin ni idea clara solo esbozos que no llegan a ninguna parte.
en cambio dimebag, el segundo tema nos recuerda al gran blaze al que nos emociona en los conciertos, el que sabe meterse al público en el bolsillo. Un inicio de balada, un riff que nos entra en el corazón y la épica por bandera, dimebag es un temazo del copón, sombrerazo.
black country, es un cúmulo de buenas ideas, como el genial riff que la abre, el ritmo machacón que tiene todo el tema, pero el problema que tiene todo el disco, buenas ideas pero no consigue enganchar. Aún así en las letras blaze, da las gracias a todos y es una oda al heavy metal, en plan defenders of the faith. Por el medio hay un cambio de ritmo, que salva algo el tema, aunque los punteos no estén nada inspirados.
the raimbows fade black, ritmo rápido, batería rockanrolera, pero tema sin definir del todo bien, y no del todo adictivo.
fate, es veloz, y vemos a blaze más agresivo, gracias a un buen trabajo de guitarras, tema clásico, tema duro , tema del de toda la vida, metal en vena, buen rollito de blaze subiendo la nota.
one more step, me recuerda mucho a la balada prostitute de guns and roses, tema elegante, acompañado de piano ( blaze, lo tuyo no es la balada) pero aún así, nos consigue vagamente transportar a tierras lejanas y sueños de grandeza, pero no consigo tener aún sueños húmedos con este album. Este tema, si tuviera una arrancada, sería la reostia.... estas esperando al punteo.... pero nunca acaba de llegar.
fighter, despierta épica, ruido de sables cruzándose en la campiña inglesa, sablones al aire, y rúgido de vítores para quienes parten a la lucha. el riff épico, es acompañado por la batería y hace que apretamos los puños, y animemos a blaze a levantar el vuelo, que nos sorprende con un ritmo muy melancólico, que se mete en la sesera. llega la hora del estribillo..... muy iron maiden, muy virtual 21, los viejos fans estarán contentos, pero blaze es mucho más que iron maiden, y de echo, esta a mejor nível que ellos.
después del estribillo, aún se escucha el murmullo de tambores lejanos, punteo épico dónde los haya, en la onda de los running wild. temazo blaze y gracias.
judge me, es menos épico y más metal moderno. arranca duro, y nada más empezar nos sorprende con unas acusticas, y una melodía muy oscura. va poco a poco recuperando el ritmo, pero le dan demasiadas vueltas a la idea inicial. y por fin arranca, pero perdiendo su fuerza inicial y con un estribillo que no convence para nada, bajando bastante el nível. aunque al final recupera algo el level, pero no acaba de remontar el vuelo.
difficult doble bombo, riff machacón, pero no lleva a ninguna parte, de nuevo una paradita melódica muy sentida, pero que no pega ni con cola. tirando de nuevo como en fighter, de épica, aunque cuando el tema recupera el vuelo se convierte en épico y gana bastante, pero claro, no pega ni con cola con el inicio del tema y despista lo suyo, sabor raro en la boca te deja.
y beggining, es como si fuera un épilogo acústico del tema anterior, muy bonito, pero te deja algo frío.
un disco muy extraño que no engancha, 3 temas buenisimos que le serviran para tirar del paso, y a esperas a lo que haga con wolfbsbane.
en definitiva el señor blaze, es de los más honrados de la escena metalera, no a cortado orejas y rabo, pero nos regala este disco decentillo, con algún tema que otro reseñable.

hay que darle las gracias a Mr. Blaze Bailey, un tio que se sobrepuso a la muerte de su mujer, a que le utilizaran en maiden.... pues bien, aquí está como siempre dandolo todo por los headbangers que tanto lo idolatramos. Mientras iron maiden se hunde en un lodazal de discos aburridos, al menos bailey nos regala dimegag, one more step y figther, tres temazos a añadir a su colección de temas inmortales de nuestro rollo.

viernes, 30 de marzo de 2012

la fuerza del subsconsciente: deja vu

Se que el termino subconsciente no se suele utilizar en psicología, sino que usualmente se distingue entre la mente consciente, preconsciente e inconsciente, pero ya que los ejercicios que ofrezco en este sitio web, pretenden ser una herramienta de trabajo para el gran público, prefiero simplificar el vocabulario distinguiendo solo dos estados:

El consciente: que corresponderá al estado de vigilia normal, y...

El subconsciente: que será el propio de los niveles más profundos de la mente, el de nuestra poderosa mente interior.

Ahora me gustaría transcribirte el testimonio de una de mis alumnas:

"Durante cincuenta y cinco años me la pase soñando con tener una pareja; en varias oportunidades a lo largo de dicho lapso llegué a tener festejantes transitorios, pero que nunca llegaban a formalizar.

Realmente ya había arribado a un punto de mi existencia, en el cual me resignaba a permanecer "solterona"; pero luego de practicar durante un año lo que me enseñaste, sucedió lo increíble; mi personalidad comenzó a cambiar poco a poco, según me comentaban todas mis amigas.
En este momento puedo decirte con gran alegría, que ya hace un mes que estoy casada con un hombre maravilloso, que ha cambiado el sentido de mi vida"
Nora

Todos nosotros en algún momento de nuestras vidas, hacemos un montón de planes sobre el camino que pretendemos recorrer en nuestra existencia, y nos decimos por ejemplo:
"me gustaría casarme"(como se dijo Nora durante cincuenta y cinco años)
"me gustaría tener varios hijos", o...
"quisiera ser una persona sana" o ...
"pretendo tener un ingreso mensual tal, que me permita poder reservar todos los meses una parte de lo que gano, para destinarlo a viajes u otros gastos superfluos"
etc. etc.

Tal vez luego de esto pensemos que lo más conveniente para lograr nuestras metas sea que sigamos una carrera universitaria y así lo hagamos, y al final de un período de tres, cuatro, cinco o más años, finalmente llegue un día en que nos pongamos a trabajar con toda la fuerza de nuestra voluntad, y con todo ese diez por ciento de capacidad cerebral que puede usar nuestra mente consciente, para lograr nuestra meta.

Supongamos ahora por un momento, que a nuestra mente interior, a nuestro poderoso subconsciente que controla el otro 90% de nuestra capacidad cerebral, por alguna experiencia desagradable que hayamos tenido en nuestra infancia, por una de esas cosas que suelen pasar... se le ocurra que:

No desea casarse ni tener hijos

o que...

No desea ser una persona sana porque el gusta mucho que lo cuiden y mimen

o que...
Solo desea tener un nivel económico como para llegar justo a fin de mes, y nada de que nos sobre la plata, porque a las personas que tienen mucho dinero las raptan

Y para lograrlo, comience a poner en juego las energías del noventa por ciento de la capacidad cerebral que normalmente no utilizamos

¿Quién crees tu que habrá de ganar en esta puja?

Creo que no te cabrán dudas de que en una cinchada de nueve contra uno, habrá de ganar nuestro subconsciente.

Y que tal vez, a lo sumo, consigamos solo consuelos transitorios (como los festejantes de Nora).

Luego de leer este párrafo, seguramente comenzarás a darte cuenta porqué en muchas oportunidades de la vida, uno se dice a sí mismo: "ahora voy a ir hacia el norte" y termina yendo hacia el sur, y cuando se percata...

Nuevamente ser propone ir hacia el norte y termina yendo hacia el sur una vez más...

Pues a nuestros buenos propósitos y aun a nuestro accionar aparentemente efectivo, puede muy bien oponerse una fuerza muy superior a la de nuestra voluntad: la fuerza de la mente subconsciente.

¡Pero entonces tenemos el enemigo en casa! Podrán pensar algunos, y la respuesta es en parte SI y en parte NO.

El subconsciente no es en realidad nuestro enemigo, pues nunca va a hacer algo que considera nocivo para nosotros, desde su propio punto de vista.

Pero ya que dicho punto de vista puede coincidir o no con el que nosotros tengamos AHORA; según coincida o no, podrá su fuerza convertirse en nuestro mayor aliado, o en nuestro peor enemigo.
La pregunta inevitable es entonces ¿Cómo se puede hacer para que nuestro poderoso subconsciente en lugar de atentar contra nosotros colabore con nuestros deseos?

¿No ha tenido nunca la sensación de estar viviendo una experiencia ya vivida? En muchas ocasiones al pasear por la calle, en el trabajo o con los amigos, asalta la impresión desconcertante de conocer esa situación pero se desconoce la razón.
 
Esa extraña sensación de haber vivido antes una determinada situación es llamada por los franceses déjà vu, que quiere decir “ya visto”. Este nombre se debe a un científico francés de finales del año 800, Emile Boirac. Pero esta manera de denominarla es considerada poco apropiada por muchos estudiosos, que consideran que sería más apropiada llamarla déjà vecu, es decir “ya vivido”.

Los expertos llevan muchos años estudiando cuál puede ser la razón que explique el déjà vu; de hecho, San Agustín ya investigó el tema. Se debe a un error de nuestro cerebro difícil de explicar. El déjà vu es una sensación que casi todo el mundo ha sentido alguna vez. En todas sus manifestaciones se caracteriza por unos rasgos en común.
Por un instante

El 80% de las personas ha tenido alguna vez la sensación de estar viviendo una experiencia vivida anteriormente. En la mayor parte de las ocasiones se trata de una experiencia que dura tan sólo unos segundos, pero que el individuo que la vive puede sentir como más larga debido a la sensación de intranquilidad que le invade. Este nerviosismo suele desaparecer en el momento en que finaliza el fenómeno, como mucho unos minutos después.


Los hechos son reconocidos inmediatamente. Sin embargo, le resulta imposible ubicar en el pasado una situación igual, y cuanto más se esfuerza en reconocerlo, más se desvanece. Además, no se trata de recordar una cara, un sitio o un olor, sino una experiencia entera.
Sensación inquietante

A pesar de que es algo conocido o familiar, no resulta tranquilizante, sino todo lo contrario. Hay que tener en cuenta que se rompe el orden cronológico que estamos acostumbrados a seguir. De repente el presente se transforma en pasado.

En muchas ocasiones el hecho de reconocer los acontecimientos presentes como ya vividos, hace que se considere capaz de saber qué va a ocurrir después. Pero no es así, porque se trata de un hecho aislado que sólo dura unos segundos.
La explicación de los científicos

Tras muchos años intentando buscar una razón que explique el déjà vu, los expertos que estudian el funcionamiento de la mente no han llegado a una conclusión definitiva y unánime.


  • Los psicoanalistas opinan que es fruto de los sueños diurnos, de las fantasías inconscientes de la persona. No es un hecho que suceda por azar, sino que suele estar relacionado con algo de gran importancia para el sujeto, hemos soñado con una situación y al ocurrir realmente nos resulta conocida.
     

  • Los psicólogos y los neurólogos lo consideran una alteración de la memoria, en el cerebro se activan por error los circuitos neuronales responsables de la sensación del recuerdo. Por eso se "recuerda" algo que realmente no ha pasado.
     

  • Otra opinión menos extendida dice que es una alteración de la percepción.
     

  • También está considerado como un fallo en la interpretación de los hechos en el tiempo. Una incapacidad de establecer primero una secuencia y luego otra, se debe a un retraso entre lo que estamos viendo y el tiempo que tarda nuestro cerebro en registrar el momento.
     

  • Algunos estudios establecen que en la mayoría de los casos se da en personas con una capacidad de atención baja; personas cansadas y con estrés. En situaciones de poca concentración cerebral, el subconsciente capta una experiencia antes que el yo consciente, de manera que para cuando esto último ocurre, la experiencia se encuentra ya en la memoria y el yo consciente la identifica como un recuerdo, pero realmente lleva muy poco tiempo en la memoria.

    Otras explicaciones

    Al margen de los estudios científicos, el carácter desconcertante del déjà vu ha dado lugar a una serie de teorías relacionadas con la metafísica, la reencarnacion  y los poderes ocultos.


  • Dentro de este campo la explicación más extendida está relacionada con la reencarnación  del alma. En una segunda vida el individuo no es capaz de recordar su vida anterior, pero si puede tener breves recuerdos, como ocurre en el déjà vu.
     

  • También se considera como una prueba de tener poderes especiales. Muchas veces la sensación de revivir el pasado desemboca en la creencia de que se puede predecir lo que va a suceder. Ha sido relacionado también con la telepatía y como prueba de poderes ocultos.   

    huelga general

    La jornada de huelga general ha culminado con manifestaciones multitudinarias en toda España. Tras una mañana de declaraciones cruzadas y estimaciones de seguimiento, cientos de miles de personas han secundado las protestas. Las principales marchas, en Madrid y Barcelona, han congregado a 170.000 personas y 275.000 personas respectivamente, según los cálculos . Mientras, el Gobierno ha destacado que las marchas han transcurrido con "normalidad" como el resto de la jornada de huelga, que ha tenido un "impacto muy moderado", según ha valorado la directora general de Política Interior, Cristina Díaz, en una comparecencia a última hora de la tarde. La tranquilidad se ha roto, sin embargo, en Barcelona, dondese jhan registrado choques entre policías y manifestantes en la cola de la protesta.

    En total, los principales sindicatos han convocado protestas en más de un centenar de localidades. Junto con Madrid y Barcelona, miles de personas han salido esta tarde también a las calles de bilbao, palma . La marcha de Madrid, con origen en la plaza de Neptuno, ha podido llegar a la puerta del Sol tras una sentencia judicial  favorable a la petición de los convocantes. En la cabecera iban los líderes de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo, quienes han hecho un llamamiento a los trabajadores a seguir movilizados hasta que el Ejecutivo acepte modificar la reforma laboral. "El Gobierno ha de pagar las consecuencias" de la nueva ley, ha proclamado Toxo.
    En Andalucía, donde las manifestaciones se adelantaron a las horas centrales del día en las principales ciudades, las marchas ya presagiaban la gran afluencia de gente que luego se ha vivido en otras puntos. La principal marcha, en Sevilla, ha tenido que adelantar una hora la salida de su cabecera por el gran número de personas que congregadas en Puerta de Carmona, donde arrancaba. En Galicia, donde también se han celebrado las manifestaciones en torno al mediodía, estas han sido de nuevo masivas.
    Las movilizaciones, como casi siempre, han finalizado con la habitual guerra de cifras. El Gobierno ha calculado en 800.000 los manifestantes en toda España, mientras que los sindicatos han estimado en 900.000 los manifestantes de Madrid (sin cifras oficiales al término de la misma), en 800.000 los de Barcelona (diez veces menos según la Guàrdia Urbana) y en 250.000 los de Valencia (35.000 según la policía local). EL PAÍS ha realizado sus propios cálculos en estas tres marchas, las más multitudinarias, con resultados de 170.000 asistentes en la capital, 275.000 en Barcelona y 98.000 en Valencia.
     muy mal el gobierno pasando de la huelga, pero esto no es el final, esta pesadilla continuara y lo tendrán que afrontar.

    edmundo se retira

    El polémico delantero brasileño Edmundo anunció hoy su retiro del fútbol profesional a los 37 años después de fallar un penalti que le costó a su equipo, el Vasco da Gama, quedar eliminado en las semifinales de la Copa de Brasil. En víspera, Edmundo falló el primer penalti de la tanda, que terminó 5-4 para el Sport de Recife. Durante el partido que terminó 2-0, el veterano cañonero había marcado los dos goles de su equipo.
     El jugador apareció hoy en la sede del Vasco, en el estadio de Sao Januario de Río de Janeiro, con la cabeza rapada, para la sorpresa de todos los aficionados y miembros del club y declaró a periodistas que deja el fútbol, debido a partidos como el del miércoles. “Ya no aguanto más esta emoción. Voy a anticipar mi jubilación”, espetó antes de reunirse con el presidente del club, Eurico Miranda, al que le comunicó su decisión.

    El delantero tenía contrato hasta final de 2008 con el Vasco da Gama, equipo al que se unió el pasado enero.

    Edmundo era conocido como el “Animal” por su fuerte temperamento que le causó todo un rosario de expulsiones de los terrenos de juego e innumerables polémicas con compañeros y dirigentes de los clubes por donde pasó, además de fuera del campo.
    Uno de sus más enconados rivales fue Romário de Souza Faria, con quien mantuvo una relación de amores y odios y con el que coincidió el Flamengo, club en el que formaron el llamado “ataque de los sueños” en los años 90, y en el Vasco da Gama.

    Ambos pelearon por mantener la hegemonía y por demostrar quién llevaba las riendas cada vez que compartieron vestuario y se declararon la “guerra” cuando se encontraron en equipos rivales. Cuando Edmundo se unió al Vasco en enero, Romário todavía estaba en activo como jugador y entrenador del equipo, pero acabó renunciando de su puesto poco después tras escenificar la paz con su ex compañero pero sin coincidir en la cancha.

    Del ex seleccionador brasileño Mario Jorge Lobo Zagallo tuvo que oír insultos como “muchacho malcriado”, “sinvergüenza” y “tremendo hijo de puta”, después de que el “Animal” revelara detalles sobre el ataque epiléptico que sufrió Ronaldo en la final del Mundial de 1998.
     En 1995, tuvo que recluirse cuatro días en un hotel de Quito para evitar ser detenido por la policía ecuatoriana tras agredir a un cámara ecuatoriano en el partido que el Palmeiras disputó con el Nacional de Quito por Copa Libertadores. Fuera de los terrenos de juego, el delantero tuvo problemas con la Justicia brasileña por su responsabilidad en un accidente de tráfico que causó tres muertos en 1995 y por el que tuvo que cumplir una condena de cuatro años en libertad condicional.

    En 2006 tuvo que entregar su permiso de conducir a las autoridades por seis meses, después de ser cazado ebrio en un control de tráfico. El ex jugador de los clubes italianos Fiorentina y Nápoles, y del japonés Tokio Verdy tiene en su haber el título de máximo goleador de la liga brasileña en 1997, cuando marcó 29 goles con la camiseta del Vasco.

    Fue campeón nacional con el Palmeiras en 1993 y 1994 y ganó la Copa América con la selección brasileña en 1997. También jugó en el Mundial de Francia 1998, en el que disputó un encuentro de la primera fase, ante Marruecos, y unos minutos en la gran final, en la que Francia derrotó a la “verdeamarilla” por 3-0.

    antonio machado " introducción a los sueños"

    Introducción a los sueños
    Leyendo un claro día
    mis bien amados versos,
    he visto en el profundo
    espejo de mis sueños
    que una verdad divina
    temblando está de miedo,
    y es una flor que quiere
    echar su aroma al viento.
    El alma del poeta
    se orienta hacia el misterio.
    Sólo el poeta puede
    mirar lo que está lejos
    dentro del alma, en turbio
    y mago sol envuelto.
    En esas galerías,
    sin fondo, del recuerdo,
    donde las pobres gentes
    colgaron cual trofeo
    el traje de una fiesta
    apolillado y viejo,
    allí el poeta sabe
    el laborar eterno
    mirar de las doradas
    abejas de los sueños.
    Poetas, con el alma
    atenta al hondo cielo,
    en la cruel batalla
    o en el tranquilo huerto,
    la nueva miel labramos
    con los dolores viejos,
    la veste blanca y pura
    pacientemente hacemos,
    y bajo el sol bruñimos
    el fuerte arnés de hierro.
    El alma que no sueña,
    el enemigo espejo,
    proyecta nuestra imagen
    con un perfil grotesco.
    Sentimos una ola
    de sangre, en nuestro pecho,
    que pasa… y sonreímos,
    y a laborar volvemos.

    el señor de las moscas de golding

    Un avión que transporta sólo a unos estudiantes británicos es derribado en periodo de guerra a causa de una fuerte tormenta y se estrella contra una isla desierta, siendo los únicos supervivientes. Los niños pasajeros se ven obligados a sobrevivir sin ningún adulto.
    Ralph y Piggy, dos de los chicos grandes, encuentran una caracola y utilizan su sonido para reunir al resto de supervivientes. Desde ese momento, la caracola será utilizada como símbolo de poder y potestad en el momento de hablar, convocando a todos a una asamblea cuando la situación lo requiera. Ralph es elegido como líder del grupo, pese a que Jack con sus ansias de poder deseaba esa posición. Para tranquilizarlo, Ralph lo deja a cargo del grupo de cazadores.
    Ralph, Jack y otro chico llamado Simon, hacen una expedición y descubren una pequeña montaña. Cuando regresan les informan a los otros que deben encender una fogata para llamar la atención de los barcos que puedan llegar a pasar y de esta forma ser rescatados; el mantener la fogata viva se queda como responsabilidad del grupo de cazadores.
    Pronto los niños se olvidan de sus obligaciones y comienzan a jugar y haraganear, mientras Ralph trata de hacerles recordar sus obligaciones. Jack, líder de los cazadores de cerdos salvajes, se empieza a obsesionar con el tema de la cacería después de haberse apiadado de su primer objetivo. Un día, Ralph y Piggy descubren un barco en el horizonte y que la hoguera para llamar la atención se encuentra apagada. Ralph le reprocha su descuido a Jack pero éste no le hace caso pues acaban de cazar a su primer cerdo y hace un enorme festejo junto con el resto de su grupo. Todos los participantes tienen el cuerpo pintado con pinturas tribales.
    Pronto se evidencia que los niños más jóvenes, llamados por el resto “peques”, comienzan a tener pesadillas con una fiera que vaga por la isla. A raíz de ese hecho los niños comienzan a tener miedo de la criatura, en especial cuando uno de los peques sugiere que se oculta durante el día en el mar. Jack aprovecha este miedo para controlar a los pequeños.
    A la mañana siguiente, Jack vuelve a exigir ser el jefe del grupo, calificando a Ralph de cobarde. Sin embargo, nadie le apoya y Jack decide marcharse a la otra punta de la isla para cazar. Al principio, son pocos los que le siguen. Sin embargo, esa misma tarde cazan un cerdo y organizan un gran banquete, invitando a todos a unirse a su tribu, de la que él es el jefe. En el otro bando sólo quedan Ralph, Piggy y los mellizos Eric y Sam con algunos “peques”.
    La cabeza del cerdo que matan Jack y su tribu queda clavada en una estaca como ofrenda a "la bestia". Este símbolo es luego llamado "El señor de las moscas", pues pronto las moscas rodearon la cabeza.
    La cabeza de El Señor de las Moscas se sitúa a pocos metros del "lugar secreto" donde Simón se refugiaba y armonizaba con la naturaleza, enturbiando su paz. Simón empieza a tener alucinaciones en las que El Señor de las Moscas le habla y le hace ver que la bestia no es más que parte del salvajismo que vive en cada uno de los niños, y lo amenaza diciendo que tendrá un poco de diversión con él. Tras esta visión Simon cae desmayado. Cuando vuelve en sí, Simon va a la montaña y ve que la bestia no era más que un paracaidista por lo que corre a la playa a contarle a los demás. Sin embargo, con las prisas tropieza y acaba llegando a la playa envuelto en lodo y caminando a cuatro patas. Los niños, asustados al verle aparacer así, lo confunden con la bestia y le atacan, muriendo a manos de la irracional masa antes de que pudiera dar su noticia.
    En el campamento original, todos evitan hablar de lo ocurrido la noche anterior, aunque todos menos Piggy se sienten culpables por haber participado en la histeria colectiva que acabó con Simon. La mayor preocupación es mantener la hoguera para ser rescatados. Sin embargo, ésta ha tenido que ser trasladada a la playa, por miedo a la bestia que habita en la montaña, y apenas se distingue su humo. Además, son muy pocos para mantener la hoguera encendida todo el día.
    Aprovechando la oscuridad de la noche, Jack y dos de sus cazadores más crueles, Roger y Maurice, atacan al grupo de Ralph para robarle las gafas a Piggy, la única forma que tienen de hacer fuego para cocinar los cerdos que cazan. A la mañana siguiente, los chicos van al campamento de Jack para hacerle entrar en razón. Pero éste pelea con lanzas contra Ralph y se niega a devolverle las gafas a Piggy ni a respetar la autoridad de la caracola, que porta Piggy entre sus manos. Mientras pelea con Ralph, Jack ordena a su tribu que atrapen a Eric y Sam, que son hechos prisioneros. A su vez, Roger lanza una roca gigante contra Ralph, pero éste la esquiva y acaba impactando contra Piggy, ciego sin sus gafas. La roca destroza la caracola y mata a Piggy.
    Ralph escapa. En la noche se acerca al campamento cuando los mellizos están haciendo guardia. Ellos le cuentan que Jack y Roger planean lanzar a toda la tribu en su búsqueda por toda la isla, así que Ralph busca un escondite para pasar la noche, comunicándoselo a los mellizos por si quieren huir con él.
    Por la mañana, Jack amenaza a los mellizos para que le digan la ubicación de Ralph. En su huida, Ralph toma la estaca que era parte del Señor de las Moscas y se esconde en donde no pueden alcanzarlo, atacando con la estaca a todos los que se acercan. Jack decide prender fuego a toda la isla para que Ralph no tenga sitio para esconderse, por lo que Ralph tiene que huir tanto del fuego como de los cazadores, que estrechan el círculo cada vez más. Finalmente, después de una terrible persecución, llega a la playa, en donde cae exhausto esperando su terrible muerte. Sin embargo, al levantar la cabeza se encuentra con un general del ejército que había divisado el humo causado por Jack y su tribu, por lo que finalmente fueron todos rescatados, aunque ninguno con sentimientos inmediatos de alegría, conscientes de la perdida de su inocencia infantil.
     
    Me a encantado el libro, a pesar de que ya lo había leído hace muchos años, releyéndolo me resulto curioso que con el paso de los años, le doy un significado diferente, lo mismo me pasa con obras como el doctor Jekyll y Hide o la metamorfosis de Kafka.
    Coincido en parte con el autor en el mensaje que da sobre la democracia y el peligro que tiene de que acabé en dictadura. En cuanto a la maldad, pues creo que aparte de ser autodestructivos,  también el hombre es capaz de hacer las cosas más maravillosas, sino la vida no tendría sentido, yo creo en la dualidad y Golding solo en la vertiente más oscura y abyecta del ser humano.
    Otra cosa que siempre pensé es que Golding sacó esta idea sobre la historia de la isla de Pascua pero es una opinión muy personal.
    Esta novela me recuerda y mucho a muchos libros, películas y novelas.  Por ejemplo me recuerda la metamorfosis de Kafka en el sentido de que también trata la soledad y la incomunicación del ser humano.
    Otra novela sería el extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde trata sobre la dualidad del hombre y el mal que habita en nosotros, tema que Golding trata constantemente en su novela.
    Otras novelas de corte similar: 1984 de George Orwell.  En el que trata a una sociedad controlada y manipulada. Similar en lo de la manipulación y endiosamiento del líder. O la naranja mecánica del Anthony burguess, una sociedad que cree en la ultraviolencia. O rebelión en la granja, son libros que me recuerdan a este.
    También me recuerda al comic v de vendetta de Moore, en una socidad dictatorial siempre hay alguien que intenta luchar contra ella.
    El cine también a tocado cientos de veces estos temas, siempre llevando los clásicos de la literatura a la gran pantalla. Por ejemplo el planeta de los simios o farenheit 451 de Bradbury. En farenheit queman los libros los bomberos y en el planeta de los simios, hay una escena en la que Charlon heston le pide un libro a un simio, va a una estantería y ve que todos se han convertido en polvo. La cultura es el arma más subersiva contra la dictadura, de ahí que regímenes como el de Corea del Norte, prohiban el acceso a las redes sociales, manipulen la información e incluso organicen a los periodistas extranjeros lo que pueden ver y lo que no. O que en Usa, en las bibliotecas, haya libros prohibidos y a todo aquel que los coje los persigue el FBI.
    En una fase de la novela, Piggy habla de fabricar un reloj de arena, cosa que es rechazada por todos. En esto me recuerda a las películas citadas, la tecnología, la cultura, en una sociedad como la isla de Golding no tienen cabida, pues se ven como subersivas.
    Este autor a puesto la acción en unos niños que no tienen nada y lo que digo, es que hoy en día con los medios que hay, la manipulación a la que estamos sometidos no tiene parangón.
    Mi opinión es que estoy con Golding, en la sociedad actual es posible caer en una dictadura y en situaciones límite siempre el ser humano trata de imponer su voluntad a la de otros.
    Lo que no coincido con el, es en  el desenlace. El piensa que la violencia siempre se impone a la razón, que los dictadores y la sinrazón, osea la maldad, siempre tapan una acción buena. Y yo pienso que una acción buena nunca muere, es un germen que queda ahí y lo recojen otros. Y creo, o al menos quiero creer que una buena acción une a la gente y puede llegar a tumbar a un régimen autoritario.
    En definitiva me gusto mucho el libro.

    martes, 27 de marzo de 2012

    cesar rodriguez

    Uno de los mejores jugadores de la historia del FC Barcelona. Delantero centro nato, extraordinario goleador y con un remate de cabeza espléndido, César (León, 1920 – Barcelona, 1995) es el tercer máximo goleador del Barça de todos los tiempos.
     Además, fue Pichichi de la Liga 1948-49 (con 28 goles en 24 partidos), tres veces segundo máximo realizador del campeonato y máximo goleador del equipo durante siete años consecutivos (entre 1944-45 y 1950-51). Fue, en definitiva, una pieza clave en la legendaria delantera del Barça de Kubala de principios de los años 50.

    Conocido popularmente por el apodo del 'Pelucas' debido a su progresiva alopecia, César destacaba en el terreno de juego por su lucha e inteligencia en el momento de interpretar las jugadas. Fueron muy famosos sus goles de córner, que solía materializar entrando desde atrás en plancha.

    Volvió al Barça en 1963 como técnico del primer equipo, pero tuvo la mala suerte de vivir una época gris para el FC Barcelona y dejó el cargo a principios de la temporada 1964-65.
     Temporadas en el club: 1942-55
    -Partidos jugados: 433
    -Goles: 294
    -Títulos: 
    5 Ligas (1944/45, 47/48, 48/49, 51/52 y 52/53)
    2 Copas Latinas (1949 y 1952)
    3 Copas de España (1950/51, 51/52 y 52/53)
    1 Copa de Oro (1945)
    3 Copas Eva Duarte (1948, 1952 y 1953)

    ahora que lio messi a superado su record, es buen momento para recordarle.

    domingo, 25 de marzo de 2012

    espartaco

    1960. stanley kubrick. 196 minutos. drama histórico. usa. reparto: kirk douglas, tony curtis, laurence olivier, peter ustinov, jean simmons, charles laughton, jhon gavin, herbert lom, harold. j stone, jhon dall.
    argumento: Espartaco era un esclavo tracio que fue vendido como gladiador a Léntulo Batiato. En Italia promovió y dirigió la rebelión de los esclavos (73-71 a. C.) contra la República romana. A medida que recorrían el país, innumerables esclavos se iban sumando a la rebelión. Espartaco intentará llegar con su ejército al sur de Italia para embarcarse con rumbo a sus hogares.
     La mítica película de "Espartaco" fue el gran impulso que tuvo Stanley Kubrick para convertirse en un director reconocido, a pesar de que es su película menos personal ya que no solo se incorporó al rodaje ya comenzada sino que las intervenciones de muchos miembros del equipo la hacen casi un film coral. La película sin embargo no estuvo nominada a mejor película, ni director, ni guión aunque fue más como venganza política de la Liga de actividades antiamericanas por contar con Dalton Trumbo, guionista perteneciente al Partido Comunista. Un buen montaje (a destacar la alternancia entre la arenga a sus respectivas tropas de Espartaco y Olivier), la música de Alex North, uno de los mejores compositores de todos los tiempos, es muy buena aunque quizá se abuse demasiado de ella y anuncie demasiado los contenidos que vienen a continuación.
    Los aspectos técnicos son de lo mejor en especial unos vestuarios portentosos, unos decorados tan buenos que parecen reales y un color de los mejores que recuerdo.
    El guión está basado en un libro de Howard Fast que empezó el guión pero fue destituido por Dalton Trumbo y este a su vez fue ninguneado en bastantes escenas escritas por un comité ejecutivo e incluso por algunos actores como Ustinov que escribió sus propios diálogos y los de Laughton. Stanley Kubrick nunca se sintió satisfecho de la película, pero más que por el resultado, magnífico por otra parte, por su egocentrismo que le hacía no reconocer el mérito de otros.
    La película se convirtió en un nido de víboras y todos acabaron discutiendo con casi todos, Kirk Douglas auténtico valedor de Kubrick acabaron por no hablarse y sus relaciones nunca mejoraron. Al pobre Anthony Mann que empezó el rodaje y dirigió por cierto unas magníficas secuencias con las que arranca la película, por cierto Kubrick quiso suprimirlas cosa que desde luego no le honra ya que siempre su egolatría estaba por encima de la calidad de lo rodado. Por no hablar de las desavenencias entre Olivier-Laughton-Ustinov.
    En cuanto al reparto, uno de los mejores de la historia del cine, por ejemplo Peter Ustinov consiguió el Oscar a mejor actor secundario creo sinceramente que el mejor es Laurence Olivier, que hace una interpretación soberbia y compleja mientras que Ustinov tiene más de caricatura, y de hombre malo que se vuelve bueno, algo que vende, Charles Laughton muy apropiado en su papel de senador republicano contrario a las dictaduras. La belleza de Jean Simmoms destaca sobremanera en la película aunque interpretativamente hablando actúa muy a lo británico clásico lo cual no resulta creíble en escenas de una esclava en la antigua Roma. Tony Curtis, un actor muy mal parado por los críticos no destaca en absoluto aunque eso no le quita méritos en papeles posteriores. Y Kirk Douglas a pesar de que no es su mejor interpretación está en muchas escenas estupendo.
     No estamos precisamente ante la obra más personal de Kubrick pero, en cualquier caso, “Spartacus” es un magnífico film a años luz de muchos otros ‘peplum’ al uso. Ese plus de calidad lo despliega Stanley desde aspectos puramente técnicos ( solo ‘grandes’ como él son capaces de rodar escenas íntimas y de acción con igual maestría) hasta aspectos menos tangibles, como su cacareado lenguaje metafórico (atención a las ‘ostras’ y los ‘caracoles’) o esa extraordinaria valija intelectual que cohabita en los diálogos de la peli y que la convierte, si no en la mejor, sí en la superproducción ‘de romanos’ más inteligente de la historia del cine.

    De todos es sabido que un reparto de ensueño (Kirk Douglas, Laurence Olivier, Jean Simmons, Peter Ustinov, Charles Laughton, Tony Curtis... la lista continúa), una banda sonora sensacional y una fotografía espléndida no siempre constituyen una garantía de éxito inquebrantable; sin embargo, en esta ocasión, todos esos ingredientes suman esfuerzos y consuman un peliculón como la copa de un pino. No en vano mi particular teoría sobre la ‘pedagogía de la épica’, refrendada inicialmente con la impostergable visión de “Ben Hur”, alcanza con “Spartacus” su máximo apogeo.


    Creo que Espartaco fue la cuarta o quinta película que dirigió Stanley Kubrick. Por aquel entonces no debía ser un director consolidado y aun estaba bajo la férrea intransigencia de los productores y Kubrick no podía ser Kubrick, demostrar todo lo que llevaba dentro.

    Normalmente esta situación no es en absoluto positiva, pues no permite aflorar el talento del genio, pero en mi opinión, "Espartaco" es la mejor película de Kubrick, me gusta mucho más que otras películas consideradas mas "kubrickianas" como "La naranja mecánica" o "El resplandor". Y el tanto se lo debe anotar Kirk Douglas, el productor ejecutivo, que antes de contratar a Kubrick, puso bajo la dirección a Anthony Mann, al que despidió, además de manejar el los hilos para conseguir esta obra maestra, que pasará a la historia como la mejor película "peplum" de la historia del cine, hasta ahora no superada (he vuelto a verla y, por mucho que me guste "Gladiator", la carga emocional que me produce "Espartaco" es mucho mayor).

    La historia de un esclavo que se revela contra el poder de Roma para liberar a los oprimidos es excelente para llevarla a la gran pantalla, y me hace recordar al "Che" (permítanme la comparación), aunque si bien las pretensiones del "Che" eran mucho mas elevadas, pues Espartaco solo quería liberar a los esclavos de Italia y huir de la misma, para tener una vida digna más allá de las fronteras del Imperio Romano, aunque si es cierto que su sacrificio provocó el principio de la caída del sistema esclavista romano, pues a partir de entonces los grandes propietarios prefirieron el colonato al latifundio.

    Las interpretaciones son fabulosas, llevadas a cabo por un grupo de actores de los mejores de la historia del cine: Kirk Douglas, Laurence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov...
    La duración del film (unas 3 horas) se compensan con el ritmo de la película, que alterna las escenas en Roma en las que el senado debate que hacer con Espartaco, con las del propio Espartaco arrasando todo lo que encuentra a su paso, hasta finalizar con el trágico final en Apulia.
    Además la película alberga una de las mejores escenas de la historia del cine, en las que los fieles seguidores de Espartaco corean la célebre frase "Yo soy Espartaco"... los pelos como escarpias.

    En fin, una película emocionante, trepidante y muy humana que en mi opinión está entre las 20 mejores películas de la historia.
     Espartaco" es una de las obras cumbres en la historia del séptimo arte y desde mi personal punto de vista, la mejor película que hizo el maestro Stanley Kubrick durante su brillante trayectoria.
    La historia es magnífica y está sabiamente dirigida, mientras que el reparto de actores realizan un trabajo espectacular, encabezado por un Kirk Douglas en estado puro y sublime.
    Además los factores técnicos como la banda sonora, la fotografía, los decorados, el vestuario y todo lo que acompaña al argumento, le dan al conjunto un sello de película inolvidable.
    Por si fuera poco, el tema es de rabiosa actualidad y es que desgraciadamente, en nuestra sociedad la lucha por la libertad es algo que siempre nos acompaña y que no hemos sabido desterrar con el paso de los años.
    Así las cosas, Espartaco lucha con honor por llegar a ser un hombre libre, por alcanzar una mayor dignidad en su vida, una vida en la que él unicamente lleve las riendas. Para conseguir su objetivo, el héroe no dudará ni vacilará, empleando cuantas armas estén puestas a su alcance, en una aventura grandiosa de principio a fin, en toda una epopeya.
    Desgraciadamente, la traición se cruzará en su camino, pero para saber el desenlace, mejor que vean la película y acompañen a Espartaco en su arduo camino.
    Toda ayuda será bien recibida.
     Superproducción histórica, es el quinto largometraje de Kubrick. Escribe el guión Dalton Trumbo, que se inspira en la novela “Spartacus” (1951), de Howard Fast. Se rueda en escenarios naturales de España (Colmenar Viejo, Alcalá de Henares, Guadalajara, y Navacerrada), California (Valle de la muerte, Hollywood Beach, Janss Conejo Ranch, Hearts Castle) y en platós de Universal Studios (Universal City, CA), con una inversión de 12 M de dólares. Nominado a 6 oscar, gana 4 (actor reparto, dir. artística, fotografía y vestuario). Producido por Kirk Douglas y Edward Lewis para Universal, se proyecta en sesión de preestreno el 6-X-1960 (NYC).

    La acción dramática se sitúa entre los años 73 y 71 AC. Espartaco, esclavo tracio de las minas de Libia, es vendido a Léntulo Batiato (Ustinov), titular de la escuela de gladiadores de Cápua. Enamorado de Varinia (Simmons), cuando ésta es vendida al patricio Marco Licinio Craso (Olivier), encabeza una revuelta de esclavos que ansían libertad. Sus mejores amigos son Draba (Strode), gladiador etíope, y Antonino (Curtis), poeta siciliano, esclavo de Craso. Espartaco es valiente, hábil, tiene cualidades de líder y cree que todo el mundo tiene derecho a ser libre. Craso es rico, poderoso, solitario, bisexual y vanidoso. Como líder del partido patricio es senador y general. Cree que la dictadura es el mejor sistema de gobierno de Roma. Cruel y sanguinario, padece desequilibrios emocionales. Sempronio Graco (Laughton), líder del partido republicano, es enemigo de Craso, desconfía de las dictaduras y es inteligente, sutil, manipulador, intrigante, vengativo y pragmático.

    El film suma acción, aventuras, biografía, drama e historia (Roma). Se basa en una novela inspirada en hechos y personajes reales, que sitúa en espacios y tiempos que no se corresponden rigurosamente con los históricos. Espartaco nació libre, fue soldado romano y posteriormente fue esclavizado. El promotor y productor de la obra fue Kirk Douglas, que quería resarcirse del hecho de no haber protagonizado “Ben-Hur”. La obra está concebida desde un estricto punto de vista laico, por lo que prescinde de todo tipo de referencias cristianas, abundantes en films similares de la época. Por lo demás, la obra traspira aires liberales, diferentes de los que se derivan de concepciones que inspiran otros trabajos (“La caída del Imperio Romano”).

    El guión aporta unos diálogos fluidos y brillantes, una buena definición de caracteres y una evolución razonable de los mismos. La dirección corre a cargo de Anthony Mann durante la primera semana de rodaje, dedicada a escenas en el desierto, que se incorporan a la cinta y aparecen hacia el final. Divergencias de criterio entre Mann y Douglas, debidas al empeño de Mann de dar al personaje de Espartaco más sutilidad y menos contundencia física, dieron lugar a su despido.
     Cualquier cosa menos una película de romanos al uso.

    Para empezar es maravilloso ver desfilar desde el mínuto cero a un grande detrás de otro.

    Douglas, Jean Simmons, Ustinov, el magnífico Sir Laurence Olivier, Charles Laughton, que está estupendo, su papel me encanta..........,Gavin, Toni Curtis como Antonino

    Las escenas de lucha, de la primera parte de la peli, en la escuela de gladadiores de Batiato, son maravillosas.También el resto de escenas bélicas. La del fuego en la batalla....inolvidable

    El personaje de Espartaco, su integridad, resistencia, sentido del honor, de la justicia, su fortaleza física y psíquica, la profundidad de sus pensamientos, su grandeza de espíritu, llenan la película y cautiva al espectador.


    Su belleza física brutal contrasta con la discreta de Jean Simmons. Su historia de amor queda en segundo plano, como algo anecdótico. Mención aparte la escena en la que se conocen y ella es enviada para satisfacer sus deseos sexuales. En unos segundos retrata toda la crudeza de la esclavitud llevada al límite, como la condición mas vil a la que se puede someter a un ser humano

    Sorprenden la profundidad de los diálogos. Son muy buenos.
    Las ambigüedad del personaje de Laurence Olivier, sobre todo cuando saliendo del baño le pregunta a un jovencísimo Toni Curtis si le gusta creo que era la carne o los caracoles, una clara alusión sobre su sexualidad.Olivier dice que a él, ambas cosas. La escena está cargada de tensión sexual.

    También tiene magníficos guiños de humor. De una ironía total. Cuando le hace esta pregunta, Curtis , al parecer, huye espantado de Laurence Olivier, pues la siguiente escena después de la del baño, es una del joven que ha salido pitando de Roma y del de los caracoles para unirse a Espartaco. Provoca una sonrisa.

    Me gusta especialmente como muestra el respeto que infundía Espartaco al resto de personajes. Admirado y querido por sus seguidores, para los que era casi un Dios. Admirado temido y envidiado por sus enemigos.

    Encarna todos los valores por los que merece la pena luchar.

    Fantásticamente retratada la época. Las intrigas de Roma,veneno incluído, el senado, la lucha por el poder, la lujuria, el desenfreno, el poco aprecio por la vida, las gestas, el valor de los superhombres luchando en mil batallas, el culto a la belleza, el hedonismo, la ambiguedad sexual, la gula, las bacanales, los sestercios...

    Es un peliculón. Con todas las letras.
    Los actores maravillosos. La composición del personaje de Espartaco me parece sobresaliente.

    La música maravillosa.

    El personaje de Espartaco es uno de los mas grandes que se han creado, sino el mas

    No hay excusas para no verla
     Un reparto portentoso.

    El Kirk Douglas, el más machote, un tío al que le puedes apagar una colilla en el hoyuelo de la barbilla sin que pestañee. Quien mejor que él para protagonizar (y producir) una cinta plagada de personajes con más huevos que el caballo de Espartero.

    Y además Tony Curtis (el poeta), Lawrence Olivier (el maloso), Peter Ustinov(el hipócrita), Charles Laughton (el trepas) y Jean Simmons (la buenorra). Con semejante plantel ¿Es posible hacer una mala película? Posible sí, pero difícil. Muy difícil.
     Yo vi Espartaco, por primera vez, en un cine-teatro de Vitoria hace cerca de cuarenta años; un sábado, en una sesión doble y continua. Llovía, y sabíamos que no lo dejaría en toda la gris jornada, por lo que pertrechados de refrescos y bocadillos nos sumergimos en la oscuridad de la sala en pleno mediodía (12,30). Por la pantalla, en buena vecindad con romanos y gladiadores, cabalgaban en ese momento, sucios y malcarados vaqueros buscando los confines del desierto de Tabernas. En aquellos días solo nos planteábamos lo de la duración de las películas para elegir, en caso de duda, las más largas; considerando que a igual precio era más atractiva la cantidad que la calidad. Éramos apenas prófugos de la niñez pero un amor imprevisto había invadido ya nuestros corazoncitos: el cine. Precisamente una de nuestras antiguas novias imposibles fue Varinia (Jean Simmons), que prefirió a Espartaco (Kirk Douglas) y, también desde aquel día las túnicas, que resbalaban del cuerpo de las mujeres como peces de manos enjabonadas, pasaron a ser para nosotros un imprescindible fetiche sexual.

    No recuerdo aquel spaghetti-wester pero nunca olvidaré las siete horas que anduve entre animosos esclavos, pérfidas legiones, triunfantes traidores, senadores intrigantes, cobardes mercaderes e irreductibles militantes de la libertad. Sé que si el líder tracio se hubiera dirigido en cualquier momento al patio de butacas, hubiera contado al menos con un centenar más de harapientos dispuestos para marchar contra el malvado imperialismo romano y la capital de la República. Quién sabe si alguno de nosotros hubiéramos podido con nuestras propias manos estrangular al ambicioso e insensible Craso (Laurence Olivier), e incluso tocar las sandalias y el corazón de la viuda más valiente y más apreciada de la vetusta Roma.

    Hace muchos años que el Teatro Amaya perdió su particular guerra de audiencias y quedó convertido en bloques. La gran pantalla en la que compartimos aventuras pasó a convertirse en centenares de diminutos aparatos de televisión; y los amplios palcos, con olor a púrpura de cortinón, en salitas de estar y en comedores de un solo comensal. Todo ha cambiado salvo el indómito espíritu de Espartaco y la maestría de Stanley Kubrick para conseguir soldarnos a la silla y devolvernos a los años que importan; a aquellos, que como decía García Márquez, nos conocieron felices e indocumentados.
     Bellísima y conmovedora obra del genial director Stanley Kubrick (La naranja mecánica, La chaqueta metálica) en la que todo resulta prácticamente perfecto y su reparto se encarga de engrandecer la cinta, destacando las magníficas actuaciones, además de la obvia de Kirk Douglas, la de Peter Ustinov, quien ganó el Oscar al mejor actor de reparto (la película se llevó otros tres: fotografía, dirección artística y vestuario), la de Laurence Olivier, que consigue revolver las entrañas sólo con una mirada, y la de un sarcástico Charles Laughton, que completa mi interpretación favorita de esta película.

    La trama de la película se asienta en los hechos reales de un esclavo tracio, de nombre Espartaco, que dirigió la rebelión más importante contra la antigua república romana en suelo itálico, conocida como la Guerra de los Esclavos, allá por el año 73 a.C.

    Hijo y nieto de esclavos, Espartaco (Kirk Douglas) sigue la triste senda de su familia. Es vendido como gladiador a una importante escuela liderada por el entrenador Léntulo Batiato (Peter Ustinov), en la que lidera una revuelta apoyada por todos sus compañeros gladiadores, quienes le siguen después, ciudad a ciudad, liberando a todos los esclavos que encuentran a su paso y formando con ellos un ejército que luchará contra la opresión de Roma.

    Sin duda se hace hueco entre las mejores películas de aventuras de la historia convirtiéndose en todo un clásico y deja para el recuerdo la magnífica dirección de Kubrick y una de las mejores interpretaciones de Kirk Douglas, que ya estuvo a las órdenes del realizador citado en Senderos de gloria.
    como decía antes increible su reparto en la que quiero destacar varios secundarios:
     impresionante actor charles laughton. cómico, irónico, un auténtico joke.
    peter ustinov haciendo de trepa, brillante.
    mucho rostro conocido. jhon gavin, el novio de mary crane en psicosis.
    jhon ireland, más famoso por sus participaciones en spaguettis y pelis del oeste.
    laurence olivier con jane simmons, el celebre actor de rebeca.

    el malogrado en su vida y carrera jhon dall, más famoso por su trabajo en la soga de hithcock, dónde encarnaba a la perfección a un psicotico asesino, el mejor papel de su vida.
    harold j. stone. actor de reparto de toda la vida, el padre de newman en marcado por el odio, o uno de los policias que detuvo a henry fonda en el clásico de hitchcock falso culpable.
    woody strode. keoma, alguién volo sobre el nido del cuco.
    y todos bajo la batuta del genial stanley kubrick.

    obra maestra.